http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2015/11/imagesV8N7TOYD.jpg

“Una existencia sin duración…”

Más allá de los límites,

sin duda,

el tumulto y el tedio de la vida,

esa carrera incesante y vana acosada de proyectos;

pero en el interior,

la plenitud de un momento en

suspenso arrancado al tiempo de la codicia.

No podemos dejar de desear,

y ello nos magnifica y nos mata.

El deseo nos empuja y nos crucifica,

llevándonos cada día al campo de batalla donde,

la víspera,

fuímos derrotados,

pero que,

al alba, de nuevo,

se nos antoja terreno de conquistas…