http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2016/07/xxx-No-hay-historia-sin-vida.jpg

“NO HAY HISTORIA SIN VIDA…”

Me he resignado a ver mi vida como un accidente inevitable. Algo así como una enfermedad crónica del destino, patente pero indolora.

La observo como la contradicción más flagrante: mi vida se ha transformado al final en lo único que da continuidad a la misma…

Me esfuerzo para que mi vida no se vuelva irreconocible, hasta que los recuerdos, quizás de una existencia anterior, queden impregnados de una luz falsa, y donde yo mismo me convenza de que nada de lo sucedido ha sucedido de verdad, o por lo menos no a mí.

Se insinúa la sensación alienante de vacío y tristeza que me invade igual que tras una risa prolongada…