http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2014/04/images682ZV5G9.jpg

“Nadie encendía las lámparas”…

Tierras de nadie en donde me encontraba,

una de las lindes de todo, en tránsito,

o incluso en suspenso.

Donde podía disfrutar allí de cierta impunidad.

Nada.

El silencio.

Pero no me daba en absoluto la impresión

de que hubiera pasado el tiempo.

Me había quedado clavado

en algo así como una eternidad.

Todo va a volver a empezar,

igual que era antes.

Los mismos días,

las mismas noches,

los mismos lugares,

los mismos encuentros.

El eterno retorno…