http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2014/01/images-16.jpg

Las ensoñaciones de un paseante solitario

Llevo la prisa del viajero frecuente que,

sin pensarlo,

impulsado por una antigua costumbre,

quiero ser el primero en salir del avión,

pasar los controles,

subir al taxi y llegar a casa,

como si fuese un competencia con los demás pasajeros

o con uno mismo,

como si quisiera batir una marca personal.

Después,

al llegar a casa,

desaparece esa premura y

puedo pasar una hora frente al ordenador,

leyendo diarios y correos que,

tal vez, no debería leer…