http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2016/02/La-insoportable-levedad-del-no-ser.jpg

“La insoportable levedad del (no) ser…”

Dime dónde están tus manos,
dime dónde están tus ojos,
dime dónde están tus brazos
que no los puedo sentir.

Doy vueltas en la cama
pensando en tí,
voy mojando la almohada,
promesas sin cumplir.

Quisiera poder llamarte
pero no recuerdo tu voz
y me duermo con tu nombre
pegado en mi boca.

Duerme con los ojos cerrados,
yo estaré a tu lado,
esperando tu llegada…