http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2016/09/acolyte5x.jpg

“Fragilidad en la mente…”

Un día que tú dormías
y yo te abrazaba por detrás,
como ahora,
aspiré el olor de tu pelo
y me di cuenta
de que tú eras mi hogar,
de que tu presencia

me tranquilizaba
como un bálsamo,
como un amuleto
contra los monstruos
que se esconden

debajo de la cama.


Gracias por estar ahí…