http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2016/07/resiliencia.jpg

“El rival de Prometeo…”

Me aqueja un mal extraño,
un mal cuya fuente conozco con precisión pero que perdura,
no obstante mis esfuerzos por librarme de él.
Permanezco silencioso durante largas horas,
sin meta precisa,
sin discurso interior,
en una especie de presencia lunar.
Sentado en la terraza de un café,
en mi cama,
en un parque
o en un autobús,
guardo silencio,
escuchando el enigma del mundo
y de sus infinitas variaciones.
Recolecto silencio.
El silencio es sin duda la cosa más fundamental,
y lo que más escasea…