http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2016/03/xx-El-origen-de-todo-lo-posible.jpg

“El origen de todo lo posible…”

… Claro que lloré, un gemido furioso primero,
después alargado e incansable como una canción de cuna, 
finalmente, me quedé dormido…


Necesito, como la mayoría de las personas,
encontrar un espacio en el que echar raíces.
Puede ser un recodo solitario del mapa
o bien el núcleo colérico de la ciudad más bulliciosa.
Puede ser donde todos queden cerca o donde todos queden lejos,
pero siempre un lugar en el mundo para sentirse vivo.

Los hay, en cambio, como yo,
que son incapaces de estarse quietos
y su hogar acaba siendo ese movimiento en sí mismo,
la fuga constante y cotidiana sin un destino fijo…