http://elreinodeloscisnesnegros.com/medios/2015/11/untitled-120.png

“Condenado a ser visto como un desierto…” (1)

Empezaba a envejecer,

al menos en mi interior,

a sentirme en desventaja,

débil,

vulnerable.

Tal vez el propio instinto

de conservación de la dignidad,

o lo que yo entiendo por ella:

el haber observado en otros días

conductas que yo juzgué patéticas,

humillantes,

y el haber pensado:

jamás,

cuando llegue ese momento,

me permitiré caer en algo así…

continuará